El marketing estratégico es la rama del marketing encargada de analizar y estudiar el mercado para detectar oportunidades que ayuden a satisfacer las demandas y necesidades de los consumidores. Ésta parte del marketing se basa en estrategias a largo plazo y lleva a cabo acciones no visibles que son esenciales para estudiar los requerimientos de los consumidores, analizar la competencia, ajustar la empresa a los cambios del mercado, estudiar las amenazas y oportunidades y diseñar una estrategia para conseguir los objetivos.

Los datos analizados mediante el marketing estratégico nos serán muy útiles para dirigir la empresa en su proceso de creación de estrategias, pero no debemos olvidar el marketing operativo que transforma las estrategias en acciones y las pone en funcionamiento. Debemos trabajar en conjunción y ser capaces de convertir las estrategias en excelentes campañas de email marketing.

estrategia de email marketing

 

Veamos a continuación cómo alcanzar nuestros objetivos con una buena estrategia de email marketing.

¿Cómo cumplir tus objetivos con una estrategia de email marketing?

Análisis del producto

Mediante el marketing estratégico estudiamos nuestros productos. A lo largo de un periodo preestablecido se mide la rentabilidad de estos, ver cuales han funcionado mejor y porque. ¿Hemos usado estrategias diferentes? ¿Se ha vendido en una fecha concreta? ¿Se ha aplicado una promoción especial?

Gracias a esta estrategia podremos determinar si es necesario potenciar más un producto u otro, y si debemos llevar a cabo acciones específicas dirigidas a un producto, como, por ejemplo, elaborar una campaña de mailing con el fin de potenciar la venta de un artículo.

Posicionamiento de la marca

El marketing estratégico también se encarga de analizar el posicionamiento de la marca, saber en qué lugar se encuentra en la mente del consumidor. Se revisa la misión, visión y valores de la empresa y si estos son acordes con la actividad actual de ésta.

Se define el papel y función de la empresa en el mercado y su posicionamiento respecto al de la competencia. Una empresa se puede posicionar respecto al precio, beneficio, atributo determinado (como la antigüedad), uso o categoría. Por ejemplo, si nos hemos posicionado respecto al precio, en nuestras próximas newsletters hablaremos de nuestro producto como el más económico del mercado.

Segmentación del mercado

Con el marketing estratégico se examina la segmentación de nuestro mercado, es decir, los grupos de consumidores que se generan y que podrían tener una respuesta similar a una oferta comercial, diferenciada de otros grupos. Estos grupos tendrán unos deseos comunes y unas necesidades parecidas, y la empresa ofrecerá a cada uno de ellos una oferta adaptada.

Estudiar este proceso de segmentación es imprescindible para una empresa y cuando ésta tenga claro cuáles son sus segmentos puede empezar a pensar acciones destinadas a ellos. Si una de las acciones que llevaremos a cabo es una campaña de mailing, podemos segmentar nuestros contactos en listas, y enviar las campañas a las que deseamos.

La empresa puede segmentar sus contactos por variables demográficas, género, edad, psicológicas… y debemos determinar que segmento es nuestro objetivo antes de cada campaña, determinar si un segmento será rentable y si vale la pena fijarlo como objetivo.

Por ejemplo, si somos una sala de conciertos podemos segmentar nuestro mercado según el género musical, y enfocar nuestra próxima campaña a un género concreto.

Crecimiento de la empresa

El marketing estratégico también se encarga de estudiar el crecimiento de la empresa y decidir hacia donde debe tirar. Sabiendo la dirección de crecimiento podremos determinar cuáles serán nuestras futuras acciones: lanzar un nuevo producto, fijarse en otro sector del mercado, enfocar a un producto ya posicionado…

Nuestras campañas de correo masivo irán en sintonía con estas decisiones. Podremos, por ejemplo, enviar una newsletter presentando un nuevo producto desarrollado y realizar un evento en referencia a él.

Ventaja competitiva

El análisis de la competencia también en una vertiente que investiga el marketing estratégico. Mediante un cuadro DAFO estudiaremos cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles respecto a la competencia y poder así explotar nuestra ventaja competitiva.

estrategia de email marketing

Una vez determinada nuestra ventaja competitiva debemos enfocar nuestras acciones a ella e intentar resolver nuestras debilidades. Las campañas de emailing resaltarán aquello en lo que destacamos e incidirán en las mejores aplicadas para solucionar nuestros posibles déficits.