Nuestra imagen determina, en parte, nuestra marca personal. ¿Sabes que quieres transmitir? ¿tienes una foto de linkedin acorde con una buena imagen profesional?

Aunque sea injusto, como en la vida real, la primera imagen cuenta. Gracias a ella el resto de personas se crean su propia opinión sobre nosotros en cuestión de segundos. Por este motivo, la elección de tu foto de perfil en Linkedin es una parte fundamental e importantísima a la que debes dedicarle tiempo.

Cuando te encuentras una persona en LinkedIn por primera vez, tu fotografía es lo primero que se muestra, y tener una buena foto te ayudará a dar una impresión correcta, maximizar el número de personas que vean tu perfil y por tanto incrementar tus posibilidades de éxito.

De acuerdo con Business Insider  la probabilidad de ver un perfil y detenerse en el aumenta 7 veces si se incluye la foto.

No tener una foto en LinkedIn no es una buena idea. Puedes dar la sensación que escondes algo o que tu perfil está incompleto y podría decepcionar a quién te esté buscando para saber más de ti. Según Business Insider “el hecho de no poner una foto en tu perfil de LinkedIn  propicia que la gente piense “no sabe ni subir una imagen a su perfil”, “debe tener complejos físicos”, “algo raro debe tener cuando no pone la foto”…

Por estas razones, asegúrate que la imagen que proyectas sea la más profesional y amigable posible.

El 80% de los técnicos de selección y responsables de Recursos Humanos utiliza LinkedIn durante los procesos de búsqueda de candidatos para un nuevo puesto de trabajo.

Te detallo algunos consejos para escoger tu foto de perfil.

#1. Escoge una foto de perfil adecuada y de calidad

Trata de buscar una foto para tu perfil de LinkedIn en la que se aprecie quién eres, en la que se muestre tu cara y tus hombros. Muestra tu faceta más profesional evitando fotos en las que practiques tus hobbies. Debe ser una foto de calidad y con buena iluminación. Ten en cuenta que aunque el tamaño estándar es de 150×150 píxeles. Se puede ampliar a 500×500 píxeles, por lo que debes asegurarte que la foto tenga la suficiente resolución como para no perder calidad. Ten en cuenta que puedes subir fotos  con extensiones jpg, png ó gif con un máximo de 4MB.

#2. Cuida la vestimenta

Evita vestirte como si acudieras a una fiesta o demasiado informal. Vístete de la misma manera que irías a una entrevista de trabajo. Escoge colores favorecedores pero que no sean llamativos y una indumentaria acorde a tu sector profesional. Si eres mujer, no uses demasiado maquillaje. Además dependiendo del color que vistas, transmitirás unas sensaciones u otras. Cada color tiene un determinado significado. Todo publicista lo sabe. Y al final, tu foto de LinkedIn es el anuncio de tu marca personal, por eso, utiliza los colores adecuados dependiendo del público al que quieres persuadir. 

#3. El fondo de la foto es importante

Es importante destacar tu perfil por ello debes escoger una cuyo fondo sea neutro, de tonos claros. Tampoco aparezcas acompañado. Evita objetos que distraigan la atención. Lo que se trata es de proporcionar una apariencia profesional de ti.

#4. ¡El protagonista eres tú!

Aunque parezca mentira, no es inusual encontrar usuarios que utilizan como imagen un logotipo (debido a que confunden un perfil personal con uno de empresa) o la fotografía del edificio de su empresa o algún trabajo realizado. Recuerda que en tu perfil, el protagonista eres tú. Tú eres el dueño de tu marca personal, así que no dudes en sacar el máximo partido a tu imagen. Otra cosa es que trabajes en una empresa y salgas junto a su logo o marca, dado que es parte de una política corporativa. Las personas que están mirando tu perfil son potenciales empleadores o socios, así que debes asegurarte de mostrar lo mejor como profesional

#5. Enfoque

Debe ser una imagen que transmita una sensación de profesionalidad, por lo que se recomiendan fotos en primer plano, centradas en la cara del candidato. Lo más recomendable es mostrar también ligeramente cuello y hombros. Da la bienvenida a los que miran tu perfil, mirándoles a los ojos, busca el contacto visual y por supuesto no utilices gafas de sol o similares, ni te muestres de lado.

#6. Actualización

Quizás cuanto más jóvenes somos, nos vemos más favorecidos pero todo tiene un límite. Aunque parece obvio, la fotografía de perfil en LinkedIn debe estar lo más actualizada posible. Debe ser una imagen tomada recientemente, no hay peor sensación que la de conocer a una persona que no tiene nada que ver con la imagen que muestra en LinkedIn. Además, poner una foto aniñada puede provocar ternura pero no ventas. No dirán lo mono/a que eras sino cómo estaras ahora por el hecho de poner una foto de la primera comunión

#7. Foto de cabecera

Apuesta por una foto relacionada con tu sector o en la que aparezcas desempeñando tu labor, dará un toque distintivo y profesional al perfil. Las dimensiones adecuadas son de 1400×425 píxeles. Tenlo en cuenta para no deformar la foto o píxelarla y que pierda calidad.

#8. Actitud

Tu postura, posición de la cabeza, sonrisa… muestra tu confianza en ti mismo. Por ejemplo sonreír y mostrar naturalidad en la foto puede comunicar más emociones que cualquier otra parte del cuerpo y te puede abrir muchas puertas. Salir con los brazos cruzados por ejemplo, puede mostrar desafío pero también poder y orgullo.

#9. Reutilizar fotos

No reutilices fotos que tengas de bodas, eventos… ni mucho menos las recortes dejando posturas raras u hombros o partes de otras personas.

#10. Refuerza tu marca personal

La consistencia es clave. Por tanto, es bueno que utilices la misma foto de LinkedIn en el resto de redes sociales si lo que quieres que crear una marca personal. Esto hará que sea más sencillo reconocerte y crear una mayor confianzar.

 Añadir o cambiar tu foto de perfil

Puedes añadir o cambiar tu foto del perfil desde el ordenador o desde un dispositivo móvil. Sólo tienes que pasar el cursor por Perfil en la parte superior de tu página de inicio y seleccionar Editar perfil. A continuación pasa el cursor por tu foto y haz clic en Cambiar foto.

LinkedIn puede retirar la foto si tu imagen de perfil no se asemeja a ti o no es un primer plano. Si LinkedIn retira tu foto, puedes cargar otra para sustituirla. Pero si la elimina tres veces, ya no podrás volver a cargar una foto en el perfil.

Recuerda, tu foto es lo primero que van a ver y si no es la adecuada en cuestión de segundos van a descartarte. Dedícale tiempo y cuida todos los detalles. Una imagen vale más que mil palabras!

¿Tienes más claro cómo mejorar tu foto de LinkedIn?

Descargate el ebook: Guía básica de Linkedin